Paul Graham

“Hay algo curioso en estas imágenes tan blancas de la pobreza en Estados Unidos: según la tradición, si sales a fotografiar a los desposeídos volverás al cuarto oscuro y revelarás en tonos tenebrosos, llenos de sombras y penumbras melancólicas. Es lo "correcto". ¿Por qué?” - Paul Graham.

American Night (Nightmares!)

El fotógrafo inglés, residente en Estados Unidos, Paul Graham, retrata un pequeño trozo de realidad negada por aquel discurso del american way of life. La felicidad puede ser rápidamente empaquetada y vendida como si fuera un menú de comida rápida, para así llenarnos la boca y callar. Las imágenes del fotógrafo no callan, relatan lo que sucede en la otra esquina del sueño americano. Las fotografías tan veladas y sobre expuestas responden a ese afán de no querer observar realidades que trastocan nuestro entorno. Las postales llenas de vagabundos solitarios no parecen convivir en un mismo espacio con el discurso que afirma, de manera cómoda ,que hemos empezado a rozar el progreso.
American Night, nombre que tiene la serie fotográfica de Graham, es una pequeña piedra en el zapato para el discurso del poder establecido en nuestros días, el cual, bajo mecanismos perversos de control y dominación, hacen que vivamos absorbidos entre el miedo y la confusión.

En la mencionada serie, la relación de escala que existe entre el individuo y su entorno arquitectónico llega a ser pesada e irreconciliable, pero sobretodo cargada de una tensión que llena los posibles espacios en blanco donde llega a descansar la mirada. Los homeless y otros monstruos del sistema, son esas piezas incómodas y desencajadas que no comulgan con la propaganda de bienestar que intenta retratar el establishment desde el aparato de poder. Es de alguna manera, como si se tratase de posibles desterrados del avance de la sociedad; no hubo ni habrá espacio para ellos dentro del festival de bonanza, que siempre se quiso vender a lo largo del último periodo de la década de los ochenta y noventa, donde desde el sistema económico, comandado a través de las altas jerarquías burocráticas e institucionales, se consiguió anular a las masas con satisfacción y confort mediante un sistema de aislamiento.

El solitario personaje que suele retratarse en la serie de Graham, gana evidente protagonismo gracias a ese destierro y olvido por parte del sistema. La representación fotográfica se asienta en el contraste de proporciones entre la persona y la propia arquitectura, empujándola hacia el exilio de las grandes urbes. Ese trozo de persona que le suele dar la espalda al espectador, es un elemento clave en la imagen ,siendo el punto de quiebre más álgido e interesante, debido al significado que aporta. Viene a ser resultado de la desconfianza y repulsión que suscita “el otro”. El papel de la ciudad es el de aplicar hostigamiento, silencio y perturbación; viene a ser escenario de miedos, fracasos y pérdida de confianza frente a lo desconocido . El individuo se queda sin nada, sin Estado y sin mercado, divagando así sin rumbo aparente.

El concepto del panóptico viene por parte del entramado urbano que se observa en un tercer plano, siendo una especie de vigía que observa cada movimiento que se realice en la ciudad; el hecho de ser observados desde cualquier punto incita al miedo de realizar cualquier acción que pueda ser juzgada por esa especie de Gran Hermano arquitectónico, que todo lo ve. Grandes torres grises que juegan a ser centinelas, vigilando y siendo testigos de las miserias, derrotas y pocos aciertos de aquellos personajes que deambulan entre las somnolientas esquinas de los sueños americanos.
Ernesto Musante.

 
"Since 2008" © 0034