Au revoir, Berlín! Ricardo Barquín Molero.

Visiones de un Berlín deshabitado, poblado de fantasmas húmedos. Ricardo Barquín Molero viajó en octubre de 2011 a Berlín —a lomos de un vuelo barato—, acompañado por una trompetista y armado con una pequeña Смена-8М. Un ingobernable trozo de plástico fabricado en los 70 en algún lugar de la U.R.S.S., equipado con una curiosa lente compuesta, seguramente diseñada por algún científico loco en un oscuro plan para conquistar el mundo a base de saturar colores y de exagerar contrastes.

Serie completa.












 
"Since 2008" © 0034